Zekjar yáh

DOS                        Preparar los caminos

Llevaba caminado gran parte de la noche. Un polvo gris se levantaba perezoso con cada nueva pisada. Los senderos a ras de tierra, en la urbe, hacía décadas –posiblemente más- que no se usaban. La gran estructura se mantenía estable y cuidaba de un deterioro mayor. Faltaba el calor de un corazón, faltaba el roce de la piel con la tierra. Pronto olvidarían caminar. Olvidarían el sentido de las rutas, saliendo hacia el exterior. Olvidarían la esencia fuera, de lo que solo veían, dentro.

Ra’ah se paró una vez más para contemplar el cielo. No había abandonado todavía la gran estructura, y solo oteaba una línea en el horizonte que se ensanchaba con cada paso que daba. La arboleda gris de pilones del urbe lo cubría todo, y anhelaba terminar la radial que la sacaría a cielo abierto. Cada paso era una liberación de un peso profundo, que se deslizaba por su piernas y creía sentir fluir. Veía y soñaba, sentía y anhelaba. Un manto de polvo perlado abandonaba su ser quebrado e iba cimentando el camino que dejaba a su paso. De calor, y de vida. Abría un sendero nuevo ahora, viejo por ser. Y de nuevo noto la calidez de la presencia, arropando cada fibra de su ser, acariciando con mimo su piel para fundirse en un abrazo. Al abrir sus ojos profundos como la noche, supo que no estaba sola. Confluían. Llegaban. Tenían un viento común.

Siguió.

Hizo camino. Y llegó al borde de la gran estructura. Nada a partir de ahí. Nada con la seguridad de quien busca lo atado. Nada para quien no puede llorar. Nada para quien no puede amar.

Y todo por llegar.

Apenas notaba las heridas de sus pies. Tiernos sin memoria, estaban ensangrentados. Volvió a mirar, a contemplar. Ahora sí veía la inmensidad de la noche, bañada de gotas blancas. No miró atrás, sabía del camino, y sentía la presencia de más sentinellas.

En un movimiento brusco cayo de hinojos y se tapó sus oídos. Con miedo cerró sus ojos con fuerza. Y tras varios segundos inmóvil, el cielo se rasgo con la luz de un rayo único. Contó mentalmente mientras que el sonido la envolvía con la fuerza de una tempestad. Cerca, muy cerca. Y tuvo miedo. Miedo de no sentir más aquel calor, aquella presencia.
Lloró. Desbordada, a borbotones. Rebosando sus manos cayeron entres sus pies, lágrimas de pánico por no ser amada. Lloró sin vaciarse, porque anhelaba. Su pequeñez la embargó, hasta romperla, hasta abandonarla.

Y solo entonces, vacía y yerma pudo levantarse y seguir. Una pequeña luz titilaba en su interior. No estaba sola, y nunca más volvería a estarlo.

Preparado el camino.

Anuncios

Autor: elmedicoinvisible

Médico especialista en Anestesiología y Reanimación. Doctor en medicina y cirugía. Diplomado Europeo en Anestesiología y Cuidados Intensivos. A fin de cuentas, médico por vocación. El resto viene por añadido.

2 comentarios en “Zekjar yáh”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s