Mi capitán tiene seis años

Pasos.

Nos vamos.

Mamá y papá están preocupados, algo ocurre. Este pijama no me gusta mucho, además no comprendo por qué me pusieron crema en la mano, si no me había dado el sol. Sonríen, pero sus miradas…, están muy nerviosos. Creo que papá el que más.

Que tu cama sea un barco es muy chulo, me llevan, y voy dando saltitos. Dicen que este barco es muy viejo. A mí me gusta.

Esperamos. Muevo los pies para tirar los papeles que han puesto en mi barco. Dejan las cosas en cualquier sitio. Mamá se enfada, me dice que lo voy a tirar, claro, es lo que quiero. Sigo pensando en mi boca. Algo tengo que me van a quitar, porque hace que tenga muchos mocos y fiebre. Cuando se lo cuente a mi hermanita, pronto le tocará a ella, es más pequeña.

Ahora yo también tengo miedo. No sé qué va a ocurrir. Mientras que papá y mamá estén conmigo, todo irá bien. Hace unos días se fueron, y justo me pincharon en el bracito. No volverá a pasar.

Ya viene.

Me está hablando a mí, quiere contar una historia. Me ha cogido como papá, y me mira sonriendo. No tiene miedo, está feliz. No quiere hacerme daño. ¿Por qué no viene mamá?

Luces.

¿Una nave?

¡Capitán!  Capitán debemos llegar pronto a la cabina de la nave, se aproxima un nuevo meteorito y la tripulación aguarda sus ordenes de inmediato.  Aquí, aquí, tome el mando, debe ponerse su máscara de piloto e iniciar el despegue. Las luces de la nave están dispuestas. Tal y como le comentó el almirante, tendrá que inflar ese globo verde para poder llenar los motores de combustible. Bien, bien, siga así capitán, lo estamos logrando, es usted un experto. Ese olor llega de nuevo, a frutas dijo el almirante, no se preocupe, continúe nada nos pasará si sigue así. Se le cierran los ojos, aguante, debemos esquivar el meteorito… ¡¡Despegamos mi capitán!!

Adrián.

Adrián, tu mamá está aquí, al lado de tu barco, ¿te duele algo? No. Sigue durmiendo, luego le cuentas como era tu nave.

 

admin-ajax.php

Anuncios